La bestia de piedra

Número de catálogo
42521
La bestia de piedra de schleich® ELDRADOR® Creatures se ha adaptado bien a la vida en el mundo de roca. Sobre sus fuertes patas traseras, se desplaza a toda velocidad por el terreno escarpado para intimidar a sus adversarios con sus garras afiladas como cuchillos. Su cuello acorazado la protege contra ataques y, con los cuatro cuernos de cristal mágico, hace de sus enemigos columnas de piedra.
11,99 €
  • Plazo de entrega aprox. 2-7 días laborables
  • Envío gratuito a partir de 50€
  • Devolución gratuita
Edad recomendada
Edad recomendada
7-12 Años
Dimensiones
Dimensiones
12,7 x 7,1 x 9,8 cm
Un hueso duro de roer: la bestia de piedra de schleich® ELDRADOR® Creatures habita en las inaccesibles y escarpadas cordilleras del mundo de roca. En sus patas delanteras, cuenta con fuertes y afiladas garras que le permiten escalar sin ningún esfuerzo las paredes de piedra. A sus ojos verdes como el veneno no se les escapa el menor movimiento, por lo que cualquier intruso será interceptado por este peligroso solitario. Tan pronto descubre a su enemigo, emprende la persecución. Si se ensalzan en la lucha, el atroz cuadrúpedo está perfectamente armado: la resistente coraza que cubre su cuello soporta cualquier ataque por violento que sea. Por si fuera poco, en su cabeza cuenta con cuatro cuernos de cristal mágico que pueden constituir la perdición de sus enemigos. Un solo roce de estos cuernos verdes centelleantes basta para dejar a sus contrincantes petrificados.
Más información
  • Las figuras de schleich® están modeladas al detalle y son juguetes con un gran valor educativo.
  • El artículo pertenece al universo temático ELDRADOR® Creatures y es apto para niños de entre 7 y 12 años.
  • ¡Con cuernos transparentes!
Warnings

Advertencia! Las piezas pequeñas pueden ser ingeridas. Peligro de asfixia.

  • Figuras inspiradoras para jugar con imaginación y libremente.
  • Tan auténtico, tan detallado, que hasta la madre naturaleza lo aprueba.
  • Fabricación de alta calidad que resiste el paso del tiempo.
Back to top